AMD Ryzen 3, Ryzen 5, Ryzen 7 y Ryzen 9: diferencias, claves y tipo de usuario al que se dirigen

Procesadores-Ryzen-de-AMD

Los procesadores Ryzen de AMD se han convertido, por méritos propios, en una de las soluciones más populares entre los usuarios. Es perfectamente comprensible, ya que desde el debut de los modelos de primera generación, allá por 2017, los procesadores Ryzen han ofrecido un valor excelente en relación precio-rendimiento, una realidad que se ha mantenido hasta la llegada de los Ryzen 5000, basados en la arquitectura Zen 3, ya que estos han recibido un importante aumento de precio y se han colocado en una posición complicada.

Cuando AMD lanzó los primeros procesadores basados en la arquitectura Zen, se produjo una revolución muy importante. Es cierto que estos chips no lograron superar, en IPC, a la arquitectura Skylake, de hecho quedaban a medio cambio entre esta y Haswell, pero lograron algo muy importante: democratizar los procesadores de seis y ocho núcleos.

Antes de la llegada de los Ryzen 1000, un procesador de ocho núcleos y dieciséis hilos, como el Core i7 6900K, costaba más de $30,000 pesos. Dicho chip utilizaba la arquitectura Broadwell-E (IPC inferior a Skylake). El Ryzen 7 1800X contaba también con una configuración de 8 núcleos y 16 hilos, y tenía un precio de lanzamiento de $14,000 pesos. Por $9,000 pesos podríamos comprar el Ryzen 7 1700. Creo que las cifras hablan por sí solas, y nos ayudan a entender sin problema por qué hemos dicho que Zen marcó una revolución importante.

Con la llegada de Zen+, AMD introdujo pequeños ajustes que mejoraron ligeramente el IPC frente a Zen. La consagración la arquitectura MCM de AMD llegó con Zen 2, una generación que se utilizó en los Ryzen serie 3000 y que disparó el IPC hasta colocarlo, más o menos, al nivel de los Core de última generación de Intel, y Zen 3 ha sido, como sabemos, la culminación de dicha arquitectura, ya que ha le ha permitido superar a Intel en términos de IPC, a pesar de tener que lidiar con las desventajas que presentan los diseños MCM.

No hay duda de que Zen 3 es una arquitectura fantástica, pero por desgracia AMD ha disparado los precios de los Ryzen serie 5000, hasta tal punto que un Ryzen 5 5600X, con seis núcleos y doce hilos, cuesta $8,500 pesos, mientras que un Ryzen 5 3600 se puede comprar por $5,100 pesos. El primero ofrece mayor rendimiento, pero la diferencia de precio es tan grande que, a pesar de ello, resulta imposible justificarla. Por ese dinero podríamos comprar, incluso, un Ryzen 7 3700X, que suma ocho núcleos y dieciséis hilos, y que cuesta menos de $7,500 pesos.

Está claro que AMD tiene, ahora mismo, los procesadores más potentes que existen en el mercado, tanto en rendimiento monohilo como en multihilo. También es evidente que, como empresa, su objetivo es ganar dinero, y por ello está en su derecho de cobrar lo que crea conveniente por sus nuevos procesadores. Pero que no se nos olvide, cuando haya que valorar las estrategias de Intel y de AMD, que, al final, el objetivo de ambas es el mismo, y que cuando hablamos de precios se limitan a ajustarlos a su posición en el mercado, a la competencia y a su popularidad.

Procesadores Ryzen de AMD

Familias de procesadores Ryzen: arquitectura

En la introducción ya hemos tocado de forma simplificada este tema. Actualmente podemos encontrar un total de cuatro arquitecturas diferentes que AMD ha utilizado en sus procesadores Ryzen, y también en sus familias Threadripper, dirigidos al sector HEDT, y en sus chips EPYC, orientados al sector profesional.

No debemos olvidar que la compañía de Sunnyvale estuvo, tras el lanzamiento de Piledriver (Bulldozer de segunda generación), más de cinco años sin lanzar una nueva arquitectura para poner al día su catálogo de CPUs de alto rendimiento, y sin embargo, entre 2017 y hoy ha lanzado cuatro nuevas arquitecturas. Impresionante, ¿verdad? Si alguien duda de la recuperación de AMD, creo que este argumento es más que suficiente para que deje de hacerlo.

Con esta guía queremos ayudarte a interiorizar las diferencias que existen entre los Ryzen serie 3, serie 5, serie 7 y serie 9, pero antes de entrar a ver esa cuestión, he pensado que sería buena idea repasar, de forma simplificada, las claves de cada una de esas cuatro arquitecturas que ha lanzado AMD hasta el momento, todo para que tengas agrupadas, en un solo artículo, las diferencias que existen entre Zen, Zen+, Zen 2 y Zen 3.

Arquitectura Zen

arquitectura Zen

Fue clave para la recuperación de AMD. Supuso el salto de un diseño de núcleo monolítico a un diseño MCM que introdujo el bloque CCX como unidad base. Cada bloque CCX contaba con cuatro núcleos y 8 MB de caché L3. Para crear un procesador de ocho núcleos, se unían dos unidades CCX, interconectadas a través de un sistema Infinity Fabric.

Esta arquitectura estuvo fabricada en proceso de 14 nm, y marcó un salto enorme frente a Bulldozer tanto en términos de IPC como de eficiencia. Estas fueron sus claves más importantes:

  • Diseño MCM basado en unidades CCX (cuatro núcleos y 8 MB de L3).
  • Frecuencias de trabajo limitadas a un máximo de 4 GHz (4,1 GHz en algunos chips «selectos»).
  • Proceso de 14 nm.
  • Tecnología SMT, que permite que cada núcleo trabaje con un proceso y un subproceso.
  • Mejora del IPC de un 52% frente a Bulldozer.

Zen

Arquitectura Zen+

Se trata de una revisión menor de la arquitectura Zen, que introdujo pequeñas mejoras centradas, sobre todo, en las latencias a nivel de caché, el soporte de memorias de alta velocidad y produjo un ligero aumento de las frecuencias máximas de trabajo. Esto permitió un leve aumento del IPC, y propició una mayor compatibilidad con memorias RAM de alto rendimiento.

La arquitectura Zen+ dio el salto al proceso de 12 nm, y fue una especie de generación intermedia con la que AMD demostró que los diseños MCM sí eran viables en el mercado de CPUs de consumo general de alto rendimiento. Vemos sus claves:

  • Diseño MCM basado en unidades CCX (cuatro núcleos y 8 MB de L3).
  • Frecuencias de trabajo más elevadas que podían llegar a los 4,3 GHz con un núcleo activo (4,2 GHz con todos los núcleos activos).
  • Proceso de 12 nm.
  • Tecnología SMT, que permite que cada núcleo trabaje con un proceso y un subproceso.
  • Mejora del IPC de un 4% (media) frente a Zen.

Zen 2

Arquitectura Zen 2

Esta fue, como anticipamos, la consagración de la arquitectura MCM de AMD, y marcó  una importante revolución, ya que redefinió las bases de dicha arquitectura. Con esta generación, AMD introdujo el chiplet, o unidad CCD, como nuevo punto de partida. Cada unidad CCD está formada por dos unidades CCX, que integran cuatro núcleos y 16 MB de caché L3, lo que nos deja un total de 32 MB de caché L3.

Zen 2 utiliza el proceso de fabricación de 7 nm, un salto importante frente al proceso de fabricación de 12 nm de Zen+ que permitió mejorar el rendimiento en todos los sentidos sin sacrificios a nivel de eficiencia. Estas son sus claves:

  • Diseño MCM basado en unidades CCD (dos unidades CCX que suman ocho núcleos y 32 MB de L3).
  • Frecuencias de trabajo más elevadas que podían llegar a los 4,7 GHz con un núcleo activo (4,3-4,4 GHz con todos los núcleos activos).
  • Proceso de 7 nm.
  • Dobla el máximo de núcleos e hilos, pasando de 8 y 16 a 16 y 32 (Ryzen 9 3950X).
  • Tecnología SMT, que permite que cada núcleo trabaje con un proceso y un subproceso.
  • Mejora del IPC de un 17% (media) frente a Zen+.

Zen 3

Arquitectura Zen 3

Ha permitido a AMD superar, por fin, a Intel en términos de IPC, y ha venido acompañada de una subida de frecuencias que ha contribuido a impulsar el rendimiento bruto frente a los procesadores Core de décima generación.

Zen 3 utiliza el proceso de fabricación de 7 nm, el mismo que vimos en Zen 2, pero introduce cambios importantes a nivel de arquitectura, entre los que podemos descartar un diseño monolítico a nivel de unidades CCD. Estas ya no se dividen en dos unidades CCX con cuatro núcleos y 16 MB de caché L3, sino que se integran en un único bloque con 8 núcleos y 32 MB de caché L3, lo que significa que cada núcleo puede acceder al total de caché L3 disponible, y ya no está limitado a 16 MB. Vemos sus claves:

  • Diseño MCM basado en unidades CCD monolíticas (ocho núcleos y 32 MB de L3 disponibles para todos los núcleos).
  • Frecuencias de trabajo más elevadas que podían llegar a los 4,9 GHz con un núcleo activo (4,4-4,6 GHz con todos los núcleos activos).
  • Proceso de 7 nm.
  • Mantiene el máximo de 16 núcleos y 32 hilos.
  • Tecnología SMT, que permite que cada núcleo trabaje con un proceso y un subproceso.
  • Mejora del IPC de un 22% (media) frente a Zen 2.

AMD Ryzen

Procesadores Ryzen: claves y tipo de usuario al que se dirigen

Ahora que tenemos claras las diferencias que presentan las cuatro arquitecturas Zen que existen actualmente, estamos listos para entrar a ver las características que definen a las distintas familias de procesadores Ryzen.

Para que esta guía os resulte de máxima utilidad, no nos vamos a limitar a repasar sus especificaciones, también indicaremos el tipo de usuario al que se dirigen, y veremos qué podemos esperar de cada una de ellas para descubrir, de forma simple, en qué entornos dan lo mejor de sí.

Sin más, entramos en materia. Tener en cuenta que cada procesador Ryzen ofrecerá un IPC distinto en función de la generación en la que se encuadre, y que por ello los modelos más actuales tendrán ventaja sobre los anteriores en determinados entornos, incluso aunque cuenten con una menor cantidad de núcleos e hilos.

Zen 1

Procesadores Ryzen 3 serie 1000 y 2000

Están configurados con cuatro núcleos y cuatro hilos, lo que significa que son capaces de ofrecer un buen nivel de rendimiento en tareas básicas, y también con muchos de los juegos que existen actualmente.

  • Se basan en las arquitecturas Zen (serie 1000) y Zen+ (serie 2000).
  • Suman 8 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4 GHz.
  • Son muy económicos y tienen un consumo contenido.
  • Ofrecen un valor muy bueno por lo que cuestan.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos ajustados que quieran disfrutar de un buen rendimiento con una inversión mínima.
  • No ofrecen una experiencia totalmente óptima con aplicaciones exigentes, y tampoco con la mayoría de los juegos de última hornada.

Ryzen 3 3000

Procesadores Ryzen 3 serie 3000

Estos procesadores mantienen la configuración de cuatro núcleos, pero pueden trabajar con ocho hilos gracias a la integración de la tecnología SMT. Pueden mover de forma óptima casi todos los juegos actuales, salvo casos muy concretos.

  • Se basan en la arquitectura Zen 2.
  • Suman 16 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4,3 GHz.
  • Son económicos y tienen un consumo contenido.
  • Ofrecen un valor razonable por lo que cuestan.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos ajustados que quieran disfrutar de un buen rendimiento con una inversión contenida.
  • No rinden bien con aplicaciones muy exigentes en multihilo, pero gracias a sus ocho hilos pueden con la mayoría de los juegos actuales.

Ryzen 5 1600

Procesadores Ryzen 5 serie 1000 y 2000

Se dividen en dos grandes grupos, las series 1400, 1500 y 2500, que cuentan con cuatro núcleos y ocho hilos, y las series 1600 y 2600, que integran seis núcleos y doce hilos. Los primeros quedan claramente por debajo de los segundos, que han envejecido mejor y pueden mover cualquier juego actual sin problemas, y rinden muy bien incluso con aplicaciones exigentes que requieren de un alto grado de paralelizado.

Recuerda que el Ryzen 5 1600 AF es un Ryzen 5 2600 «disfrazado», funcionando a menores frecuencias, que mantiene la arquitectura Zen+.

  • Se basan en las arquitecturas Zen (serie 1000) y Zen+ (serie 2000).
  • La serie Ryzen 5 1400 suma 8 MB de caché L3, los demás cuenta con 16 MB de caché L3.
  • Los modelos de la serie 1000 tienen frecuencias de hasta 4 GHz, mientras que la serie 2000 puede llegar a los 4,2 GHz.
  • Son económicos y tienen un consumo razonable.
  • Ofrecen un valor precio-prestaciones muy bueno, el Ryzen 5 1600 AF fue, durante un tiempo, el mejor procesador por menos de $3,000 pesos.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos ajustados que quieran disfrutar de un buen rendimiento con aplicaciones exigentes.
  • Los Ryzen 1600 y 2600 ofrecen una experiencia muy buena en aplicaciones exigentes, y pueden con cualquier juego actual sin problemas.

Ryzen 5000

Procesadores Ryzen 5 serie 3000 y serie 5000

Ambos suman seis núcleos y doce hilos, aunque la excepción a la regla la ponen los Ryzen 5 3500X, que tienen seis núcleos y seis hilos. Ofrecen un IPC muy alto, y pueden mover juegos actuales de forma totalmente óptima, aunque el Ryzen 5 3500 queda por detrás en entornos multihilo exigentes.

  • Se basan en la arquitectura Zen 2 (serie 3000) y Zen 3 (serie 5000).
  • Suman 32 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4,6 GHz.
  • Los Ryzen 5 3600 tienen un precio razonable y ofrecen un buen valor precio-prestaciones. Los Ryzen 5 5600X ofrecen un IPC altísimo, pero son muy caros.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos medios o medios-altos que quieran disfrutar de un buen rendimiento sin caer en excesos innecesarios.
  • Rinden bien con aplicaciones muy exigentes en multihilo (el Ryzen 5 3500X queda por detrás, como hemos dicho).
  • Pueden correr de forma óptima cualquier juego actual, y tienen una buena vida útil por delante (tener en cuenta el matiz aplicado al Ryzen 5 3500X).

Zen rendimiento

Procesadores Ryzen 7 serie 1000 y serie 2000

Fueron procesadores de gama alta en su momento, y por ello todavía ofrecen, a día de hoy, un rendimiento excelente. Suman 8 núcleos y 16 hilos, lo que significa que son capaces de ofrecer un excelente rendimiento en aplicaciones multihilo exigentes, y también en juegos.

Su IPC es inferior al de los Ryzen serie 3000, lo que hace que, en bajas resoluciones y en juegos que no escalan bien en CPUs multinúcleo, pierdan enteros frente a otros modelos con menos núcleos pero mayor IPC. No obstante, esto no quiere decir que no sigan siendo perfectamente viables para jugar, sobre todo en resoluciones 1440p y 4K, donde la CPU tiene un menor impacto.

  • Se basan en las arquitecturas Zen (serie 1000) y Zen+ (serie 2000).
  • Suman 16 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4,3 GHz.
  • Se pueden encontrar a precios económicos.
  • Ofrecen un valor muy bueno por lo que cuestan en el mercado de segunda mano.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos ajustados que quieran disfrutar de un buen rendimiento tanto en aplicaciones multihilo como en juegos.
  • Ofrecen una experiencia óptima con aplicaciones exigentes, y pueden sin problemas con todos los juegos de última hornada.
  • Tendrán una larga vida útil, gracias a sus 8 núcleos y 16 hilos.

Zen AMD

Procesadores Ryzen 7 serie 3000 y serie 5000

Son procesadores de gama media-alta que mantienen la configuración de 8 núcleos y 16 hilos, pero que mejoran enormemente el IPC frente a las generaciones anteriores. Ofrecen un rendimiento fantástico tanto en aplicaciones exigentes como en juegos.

  • Se basan en la arquitectura Zen 2 (serie 3000) y Zen 3 (serie 5000).
  • Suman 32 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4,7 GHz.
  • Los Ryzen 7 3700X tienen un precio razonable y ofrecen un buen valor costo-beneficio. Los Ryzen 7 5800X ofrecen un IPC altísimo y tienen un rendimiento superior, pero son muy caros.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos medios-altos que quieran disfrutar de alto nivel de rendimiento y asegurarse una larga vida útil.
  • Rinden de maravilla con aplicaciones muy exigentes en multihilo.
  • Pueden correr de forma óptima cualquier juego actual.

Ryzen 9 5950X

Procesadores Ryzen 9 serie 3000 y serie 5000

Forman la gama alta del catálogo de AMD. Los Ryzen 9 3900X y Ryzen 9 5900X suman 12 núcleos y 24 hilos, mientras que los Ryzen 9 3950X y Ryzen 9 5950X vienen con 16 núcleos y 32 hilos. Su rendimiento es excelente con cualquier aplicación, juegos incluidos, aunque obviamente los Ryzen 9 serie 5000 tiene un IPC mayor y funcionan a frecuencias superiores, por lo que rinden mejor en todos los ámbitos.

  • Se basan en la arquitectura Zen 2 (serie 3000) y Zen 3 (serie 5000).
  • Suman 64 MB de caché L3 y tienen frecuencias de hasta 4,9 GHz.
  • Los Ryzen 9 3900X tienen un precio interesante teniendo en cuenta el potencial bruto que ofrecen. Los Ryzen 9 5900X ofrecen una mejora notable de rendimiento, pero son más caros.
  • Se dirigen a usuarios con presupuestos altos que quieran disfrutar de alto nivel de rendimiento y que utilicen el PC para algo más que para jugar (hacer streaming y jugar, por ejemplo).
  • Los Ryzen 9 3950X y Ryzen 9 5950X no tienen sentido en un PC dedicado exclusivamente a gaming, ni siquiera aunque tengamos pensado hacer streaming tirando de CPU.
  • Pueden afrontar con garantías cualquier carga de trabajo, aunque brillan especialmente en aplicaciones multihilo.

Ryzen AMD CPU

Qué procesador es el mejor para mí?

Todo depende de la configuración que tengas, o que pretendas montar, de tu presupuesto y de lo que vayas a hacer con tu PC. Hay muchas variables, pero en líneas generales podemos establecer que, ahora mismo, el procesador para jugar con mejor valor costo-beneficio que comercializa AMD es el Ryzen 5 3600.

Si quieres asegurar una configuración a toda prueba, capaz de aguantar sin problemas la transición que marcarán los juegos de nueva generación, el Ryzen 7 3700X es una fantástica alternativa, sobre todo ahora que aún podemos comprarlo por menos de $7,000 pesos.

En caso de que aspires al mejor rendimiento posible y que juegues en resolución 1080p, donde el impacto del procesador se nota mucho y puede marcar una gran diferencia, y quieras sacar partido a un monitor con una alta tasa de refresco, el Ryzen 5 5600X se convierte en una alternativa interesante, gracias a su elevado IPC.

Los procesadores con más de 8 núcleos y 16 hilos no tienen, como hemos dicho, sentido en un PC dedicado en exclusiva a juegos. En caso de que vayas a utilizar tu PC para tareas básicas y para disfrutar ocasionalmente de algún juego, un procesador Ryzen 3 1200 podría cubrir sin problemas tus necesidades, y por muy poco dinero.

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu